Carboxiterapia

La carboxiterapia consiste en la aplicación subcutánea de dióxido de carbono  de alta pureza  con fines terapéuticos o estéticos. Se utiliza para estimular el flujo sanguíneo de la zona a tratar, mejorar la elasticidad de la piel.

Por lo que mejora la celulitis y la flacidez cutánea. Se utiliza tanto a nivel facial  ( ojeras,  papada) como a nivel corporal ( muslos, abdomen, brazos ( ala murciélago)...

Las sesiones pueden oscilar entre 15-30 minutos dependiendo de la zona/ zonas a tratar.

Las contraindicaciones deben ser evaluadas en cabina por el médico a tratar. Fundamentalmente son  rrosis hepática, infarto agudo, angina inestable, insuficiencia cardíaca, infecciones local, insuficiencia respiratoria/ renal, embarazo...

Efectos secundarios:

Mínimos y localizados en la zona de aplicación. Los más frecuentes son los hematomas ( cardenales), enrojecimiento local. 

Si no se cuida bien el área afectada pueden aparacer infecciones. El paciente no debe de exponerse al sol has 7 días tras la administración de este tratamiento, por riesgo de producirse manchas,

Aplicaciones:

Celulitis, grasa localizada, flacidez cutánea, ojeras...